sábado, 27 de febrero de 2010

Haciendo un intérprete de LISP (XIX)

En esta penúltima entrada sobre el intérprete LISP voy a hablar sobre los distintos caminos que siguen a partir de nuestro intérprete.

El primer camino (y más usual) es usar el LISP como un lenguaje dedicado. Al ser tan simple hacer un intérprete LISP, se usa en muchísimos programas. Por ejemplo, en AutoCad (el llamado AutoLISP), en Emacs o en Audacity (el Nyquist en honor a Nyquist).

El segundo camino, mucho menos usado, es convertir nuestro intérprete en un LISP estándar. Existen muchos dialectos estandarizados de LISP, pero hay dos que predominan. El Common Lisp y el Scheme.

El Common Lisp

El Common Lisp es el abuelo de los LISP. Recopila añadidos y añadidos desde 1984 cuando se creó. No es un dialecto que busque innovar la estructura del LISP. Simplemente va introduciendo nuevas y nuevas características.

Cada característica, cada nuevo uso que se le quería dar hacía que se introdujeran nuevos tipos de datos, nuevas construcciones y nuevas semánticas. El resultado es que el estándar de Common Lisp es bastante voluminoso (1153 páginas).

Una de estas características es el CLOS que permite usar la programación orientada a objetos en el LISP, además de los paradigmas usuales de programación procedural y funcional usuales del LISP.

El Scheme

Si Common Lisp es la navaja suiza de los LISP, con una característica apropiada para cada momento, Scheme intenta ser un cuchillo muy afilado que sirva para todo. Esta filosofía llevó a los desarrolladores de Scheme a modificar la estructura del LISP.

Esta estructura se cambió en varios sentidos.

  1. Una gran simplificación. Por ejemplo, se usa el mismo nombre de espacios para funciones y variables. Tiene menos tipos de datos, etc.
  2. La introducción de continuaciones para el control de flujo y el requerimiento de la optimización de llamadas de cola.
  3. La introducción de un nuevo sistema de macros sintácticas.
  4. La introducción de clausuras y vinculado léxico, en vez de dinámico.

Muchas de estas decisiones han resultado ser muy interesantes. Tanto que se "filtraron" al Common Lisp. Por ejemplo, las clausuras léxicas.

El resultado de esto es que el Scheme es un lenguaje muy fácilmente implementable. Además, como el intérprete es muy pequeño, se puede usar incluso en entornos incrustados.

Como era de esperar, el estándar de Scheme son unas pocas páginas. 

2 comentarios:

p dijo...

Una buena metáfora para comparar CL y Scheme...

Gadelan dijo...

Por aquella época me encontré con una foto como esta https://carlosd93.files.wordpress.com/2011/02/cuchillos-3claveles-tipos1.jpg y me sorpendió la cantidad de tipos de cuchillo que había y lo específico de su uso. La verdad es que yo soy más de tipo Scheme. Cojo el primer cuchillo que hay a mano para lo que toque. De ahí viene la metáfora.

Publicar un comentario en la entrada